Arroz integral con alga kombu

1 May

20140501-175326.jpg

Ha llegado mi retorno!!! Y espero empezar a actualizar con más frecuencia. Quizás ahora no todas las recetas sean ultra bajas en grasa, pero seguirán siendo recetas súper sanas!! Y esos sí, pensadas para personas que quieren cuidar su alimentación que viven solas o no tienen mucho tiempo de cocinar.

Hoy toca, arroz integral con alga kombu. Decir que el alga kombu tiene un montón de propiedades, entres ellas desintoxicantes y ayudan al sistema linfático (razón por la que se están convirtiendo en mis grandes amigas). Una de las virtudes de la receta: que yo me la como tanto recién hecha como de un día para otro 😉 Además, se tarda poco en hacer y mientras se cocina el arroz podéis terminar esas labores que nunca encontramos el momento: fregar los platos, barrer lo que ve la suegra…. Ya sabéis¡

INGREDIENTES
– una vaso de arroz integral
– media cebolla
– dos zanahorias
– alga kombu deshidratada (un trozo de unos 15×5 cms)
– 6 cucharadas soperas de salsa de soja
– una pizca de ajo molido
– un cuarto de cucharilla de café de jengibre molido
– sal
– aceite de oliva
– agua

PASO A PASO
1. Poner en remojo el alga kombu al menos una hora antes. Podéis ponerla antes de ir a trabajar o por la noche. Veréis como al hidratarse se van distinguiendo cada vez más hojas de alga y ser van separando. Cuando vayamos a usarla sólo hay que quitarle el agua y cortarla más pequeña si queréis.

2. Sofreír la cebolla y la zanahoria con un poco de aceite de oliva y sal. En este caso, mientras más pequeño lo piquéis más rico quedará.

3. Una vez esté un poco blando, no hace falta que del todo, añadimos el arroz a la sartén y le damos un poco de vueltas para tostarlo. Con uno o dos minutos se suficiente.

4. Después añadimos la salsa de soja y un poco de sal y ajo molido, damos vueltas y esperamos un minuto. Añadimos agua (el doble que de arroz) y el jengibre. Damos vueltas y ponemos a cocer el arroz a fuego medio hasta que esté el arroz. Sí vemos que esta duro, añadimos un poco de agua hasta que esté en su punto. Consejo! Mejor ir añadiendo agua poco a poco que pasarnos y que el arroz quede muy Caldoso o se pase al intentar evaporarle el líquido 😉

5. Cuando el arroz esté… A comer!!! Espero que os guste y disfrutéis con las nuevas recetas… 😉

Dorada al horno con sidra y zumo limón

20 May

Image

A veces la principal razón para no comer pescado fresco es la pereza. Hay que comprarlo, limpiarlo, cocinarlo… Uuuf! Empiezo a cansarme!!!! Sin embargo, hay muchas recetas que para el pescado fresco que nos ayudan a hacerlo rápido y prácticamente sin ningún esfuerzo… Sólo meterlo en el horno con algunos condimentos claves y listo para comer.

Hoy le toca su turno a la dorada, aunque también puedes hacerlo con otro tipo de pescado blanco como la lubina y esta misma receta os quedará genial.

Lo primero de todo es pedirle al pescadero que nos lo limpie y nos lo deje preparado a la espalda (limpio y abierto por la mitad en vez de a rodajas). Así solamente tendremos que ponerle el condimento y al horno.

El hecho de que sea con sidra es porque lleva abierta muchísimo tiempo y ésta es una buena manera de reutilizarla sin tener que bebérnosla. De todos modos, si no tenéis sidra podéis hacer esta misma receta con vino blanco o mejor aún… sin vino ni sidra, aunque ya hablaríamos de otra cosa jeje

INGREDIENTES:

– Una dorada de ración (normalmente son las que venden, pero le podéis preguntar a la pescadera para que os de un tamaño adecuado)

– El zumo de un limón

– 1 diente de ajo

– 1 ramita de perejil

– 4 cucharadas soperas de sidra (podéis sustituirlo por vino blanco) Muy importante: no os paséis con la sidra / vino, sino no habrá quien se lo coma!!!! Mejor quedarse corto e ir añadiendo en futuras ocasiones.

– Un chorrito de aceite de oliva

– Una pizca de sal

1. En una fuente de horno ponemos un poco de aceite  y lo repartimos por toda la superficie. Este paso es sobre todo para ahorrarnos una buena mano de fregar, así que esmeraros y darle por todas partes que vaya a tocar el pescado. Otra opción para no fregar es usar un papel de horno que nos separa la comida de la bandeja, evita que se pega y hace que se ensucie muy poco.

2. En un bol mezcla el zumo de limón, la sidra, la pizca de sal y el ajo y el perejil picados pequeñito.

3. Coloca el pescado abierto con la piel mirando hacia abajo. En la parte de interior añade toda la salsa que tienes en el cuenco. Si quieres puedes añadir un chorrito de aceite por encima para rematar.

4. Precalienta el horno a 180º. Introduce la fuente durante unos 15 minutos aproximadamente. El tiempo es relativo porque cada horno es diferente, pero tenéis que aseguraros de que la carne está cocinada. Una buena manera de comprobarlo al principio es que la espina central se pueda despegar de la carne con facilidad. Si no se puede despegar es que os habéis quedado cortos de tiempo y si está seco, con un poco de menos tiempo, estará mejor.

5. Ya sólo os queda servirlo en un plato y a disfrutar!!!

Como véis hoy he acompañado con arroz de diferentes tipos y tomates cherrys, aunque podéis comerlo también con patatas, ensalada, pimientos asados…

Espero que os guste!!!

Rodajas de salmón con salsa de soja y verduras

5 May

Image

El salmón es un pescado con un sabor muy intenso que con frecuencia no me agrada especialmente. Sin embargo, algunas maneras de cocinarlo fresco me encantan y creo que si os pasa como a mí, que no os gusta mucho o si os gusta en todas sus versiones, esta receta os va a encantar.

Hoy toca una receta particularmente fácil de hacer y rápida. Podéis hacerla tanto en el horno como en el estuche Lékué si lo tenéis. La preparación va a ser igual de rápida, aunque cambiarán los tiempos de cocción.

Aquí os presento la versión simplificada para que podáis hacerla sin tener que complicaros. Sin embargo podéis experimentar e ir añadiendo las verduras que se os ocurran: espinacas, calabacines, un poco de pimiento…

INGREDIENTES:

– Una rodaja de salmón fresco o congelado

– Una zanahoria

– Una cebolla

– Dos cucharadas soperas de salsa de soja aprox (al gusto)

– Un pellizquito de romero o tomillo

– Sal y pimienta

– Aceite de oliva

1. Picar la zanahoria y la cebolla muy pequeña. Podéis darle forma de bastoncillos que queda más gracioso o a cuadritos, lo que os resulte más fácil.

2. Poner las verduras sobra el recipiente donde vamos a cocinar el pescado. En este caso el estuche Lékué o sino una fuente de horno.

3. Añadir un poco de sal y aceite y remover.

4. Colocar el salmón sobre las verduras. En el caso del estuche podéis colocarlo tanto fresco como congelado.

5. Añadir las especias (romero o tomillo)  y bañar con la salsa de soja.

6. En el estuche Lékué la cocción será de 4 minutos (si está congelado 5 como mucho) y en el horno a 190º unos 12 minutos (recomiendo ir mirándolo porque ya sabéis que la potencia de cada horno es diferente).

El truco de las verduras es que estén picadas bien finas para que se hagan rápido y estén a la vez que es pescado. Si os gustan las verduras muy muy hechas, podéis ponerlas un poquito antes que el pescado y así se cocinarán un poco más.

Si no sois muy salmoneros os recomiendo que lo probéis y me digáis si os gusta. A los que sí os gusta, ¿qué os parece ? 🙂

Albóndigas de Pollo al Curry

30 Abr

Enlazando con el truco de cómo conservar las albóndigas y el mundo de los blogs, hoy hago mi primer rebloggeo con esta receta maravillosa que tanta expectación ha causado en Facebook. Ante todo deciros que os recomiendo el blog “Cocina sana con Ernest Subirana”. Sus recetas son geniales y las fotografías y vídeos dejan todo clarísimo!!!

Como siempre, para mí, su principal virtud es que son sin grasa!!! Yo particularmente le pondría un poco menos de manzana de la que indica él (cuestión de gustos). Ya las hemos probado tanto con salsa de tomate (sin grasa) como con la salsa al curry… y buenísimas!!!!!!

Por fin podemos volver a comer albóndigas en casa!!!!

Cocina sana con Ernest Subirana

Albondigas de pollo al curry def.

¿Qué tal unas riquísimas albóndigas de pollo con plátano y manzana? Este plato es perfecto como tapa, y acompañado con una ensalada mixta, resulta un plato completo. Acompañaremos las albóndigas con salsa al curry, una especia rica en propiedades beneficiosas para nuestra salud. El término curry significa “estofado” y fue adoptado por el  idioma inglés y utilizado para designar los platos estofados con un caldo rico en diversas especias. La mezcla de curry a menudo incluye las siguientes especias: ají, albahaca, alcaravea, azafrán, canela, cardamomo, cebolla seca, apio, cilantro, comino, cúrcuma, fenogreco, jengibre, mostaza, nuez moscada, pimienta de cayena y tamarindo. Todas estas especias son ricas en antioxidantes y sustancias aromáticas anticancerígenas. Por ejemplo,  la cúrcuma es un potente anticancerígeno, el comino y el hinojo son digestivas, y el fenogreco es hipoglucemiante, previniendo los picos de glucosa después de las comidas*.

 

Los ingredientes…

  • 400 gr. de carne de pollo picada.

Ver la entrada original 444 palabras más

Cómo conservar albóndigas sin salsa

27 Abr

Image

¡Me encantan las albóndigas! Pero a la hora de cocinarlas todo son inconvenientes. Si los comensales con muchos, cualquier se pone a hacer todas esas bolitas y a freirlas!!! y si son pocos, la pereza es aún mayor.

Sin embargo, son irresistibles… Para conservarlas podríamos hacer un montón de albóndigas y una vez terminado el guiso, congelarlas. El problema de esto es que ltienes que descongelarlas todas en bloque y mismo te faltan que te sobran albóndigas.

La solución más práctica, sin duda, me la dio mi tía Carmina… y es que las madres saben mucho!!! Consiste en prepararlas (fritas o cocidas) y congelarlas sueltas. Os recomiendo que las pongáis dentro de una bolsa en el congelador sin que se toquen hasta que estén congeladas. Una vez congeladas ya las podéis juntar y tenéis preparado vuestro saco de albóndigas sin salsa!!!!

Para cocinarlas no tenéis que descongelarlas, sólo preparar la salsa y mientras ésta se hace, añadir las albóndigas congeladas. Con el mismo calor se irán descongelado a la vez que toman el sabor de la salsa.

Nadie os libra de tener que hacer las albóndigas, pero en mi caso, preparo una cantidad relativamente grande para pocas personas de manera que cocino un día y puedo comer más de cuatro. 

Además, la principal ventaja de esta manera de conservarlas es que podéis elegir cuántas queréis según el hambre que tengáis y el número de personas que tengáis invitadas. Por no decir que es ideal para cuando hay visitas por sorpresa y queréis algo casero 😉

Espero que os sirva y os animéis a hacer albóngidas… Yo próximamente prometo recetas para que podáis practicar… Yo por ahora estoy comprobando las proporciones exactas para que no os tengáis que complicar 😉

Pd. Si, las albóndigas de la foto están pálidas, pero tienen una gran virtud: 0% grasas!!! 😉

Picoteandoideas

Cocinar y disfrutar de la vida

BATU TUMBUK

Todo sobre las especias!

Cosas que engordan

No engordan las cosas... engordo yo

Mi Novia Se Ha Hecho Vegetariana

O cómo comer carne en casa sin ser despreciado

Cocina sana con Ernest Subirana

Blog de cocina donde encontraréis recetas y recomendaciones para una vida saludable

unapizcadena

Cocinar, experimentar, vivir y disfrutar

tras la receta

Un pedacito de lo que guarda mi cocina

Recetas japonesas en la cocina de Tomoko

Voy a escribir sobre la receta de la comida japonesa

AlberCocino

--Recetas para Todos--

Es's Blog

Just another WordPress.com weblog

Hoy como solo

Recetas fáciles y sanas para una o pocas personas.

Free Eats

Eating Free.....Gluten-Free, Corn-Free and almost always Dairy-Free